martes, 23 de octubre de 2012

lunes, 10 de septiembre de 2012

El de siempre...


Hola Pa. Caray, que difícil carta. Te escribo porque te extraño, porque quiero decirte que en verdad me haces mucha falta, me encantaría tenerte cerca de mí en estos malos momentos, que bueno en realidad lo peor ya paso, pero quisiera que estuvieras conmigo, quisiera tus consejos, quisiera que dejáramos los problemas de lana a un lado, que me entendieras un poco y que no tocáramos ese tema más, quisiera invitarte unos días para acá y atenderte como rey.
Siempre fuimos grandísimos amigos Pa, siempre, y te extraño mucho, Extraño a mi amigo que se reía mucho y que disfrutaba la vida, extraño al hombre fuerte de la casa, el que veía por los demás, el que siempre estaba de buen humor y que no le importaba tanto lo material cuando algo valía la pena.
Siento que perdemos el tiempo, por más tiempo que nos quede de todas formas estamos perdiendo este y quisiera que no fuera así.
Quisiera verte feliz y quisiera que recuperaras tu capacidad de dar.
Quisiera verte en paz con tu pasado y creo que para eso es necesario que reconozcas tus errores porque nunca es tarde Pa, tu solo ve lo que no te deja estar en paz y arréglalo, no es difícil, solo es cosa de que tú quieras hacerlo.
Tenemos muchos años por delante y quiero que estemos unidos Pa.
Por favor perdona y olvida y pide perdón de lo que tú quieras, que te aseguro que será olvidado todo. Quiero verte en paz.
Te ofrezco una disculpa Pa por los corajes que te hice pasar y también por los que te hare pasar, pero sé que si los dos hacemos conciencia y hacemos las cosas bien todo será justo y estaremos sin broncas Pa.
Te quiero mucho Pa y en verdad sueño con el día en que vengas a visitarme y nos tomemos unas cervezas en la playa. Sueño con ver los días en que vengas a jugar con tus nietos a la playa.
Enfoquémonos solo en lo que realmente es importante Pa. Te quiero. J
PD Resulto mucho más fácil esta carta de lo que pensé, soy tu hijo Pa, el de siempre, el de siempre.

sábado, 25 de agosto de 2012

Quiero compartir...


Hoy amanecí extrañando mucho a mi familia, y sí, estoy en donde quiero estar, me gusta quien soy con mi nueva vida, con mis nuevas prioridades, con mi nuevo entorno, pero siento que me falta la mitad de todo lo que me daría felicidad real, compartir, quiero compartir con mis sobrinas estos días, quiero llevarlas a la playa a correr y a nadar y a jugar todo el día, quiero abrazar a mi madre y decirle que la amo, quiero platicar horas con mis hermanos y darles consejos como siempre lo hice y al mismo tiempo aprender de ellos como tantas veces, quisiera ver a mi padre platicar alguna anécdota riendo a carcajadas como hace mucho no lo veo, quisiera verlo feliz simplemente por los hijos y nietos que tiene, quisiera un caldito hecho por mi abue y tomarlo platicando algo de mi abuelo.
A veces no sé si vale la pena echarle ganas estando tan lejos de mi familia, a veces no sé si hago bien en sacrificar estas cosas por lo que sea que hago aquí, trabajar en algo que me gusta y vivir en un paraíso, pero sin compartir con nadie mis días, mis buenas y mis malas.
Espero encontrar gente con quien compartir y espero ser encontrado por gente que comparta conmigo, nunca por sustituir a mi familia pero si para hacerme más fácil la espera que por lo que veo siempre viviré en mi vida, la espera para volver a ver a mi familia una y otra vez, pero en fin, creo que así es esto de ser un forastero y yo lo decidí y me anima el hecho de saber que no es a fuerza y que yo lo puedo cambiar en cuanto yo quiera pero por ahora es lo que me toca y estoy aprendiendo de cada día sin compartir, tal vez para disfrutar al máximo cuando lo haga. J

lunes, 20 de agosto de 2012

Sé amar...

Y hoy, hoy solo me doy la bienvenida, escribo para mi y pues no se, tal vez en algún momento esto lo vea alguien mas, no lo se, solo se que para mi sera esto como un escape, una forma de desahogar lo que pienso y lo que siento, estoy muy solo en estos días y pues creo que me servirá, espero que si.
Y con lo único que quiero empezar porque se que en mi cabeza y en mi corazón es el único sentimiento que hoy por hoy es total y absolutamente real es mi amor por mi familia. Amo a mi madre porque a pesar de que no siempre fui una buena persona ella me ama sobre todo y sin rencores ni resentimientos y la amo porque me enseña eso todos los días. Amo a mi padre porque a pesar de que estoy distanciado de él se que me quiere y se que me extraña tanto como yo a él, te amo papa, porfa ya dejemos las tonterías en la basura.  Amo a mis hermanos porque me dan la fuerza para seguir adelante y porque me enseñan y me recuerdan que soy bueno y eso lo valoro mucho en estos días, el simple hecho de que ellos creen en mi y me quieren solo por lo que soy. Amo a mis sobrinas, hace unos días nació la segunda y se que va a ser tan buena como la primera que es toda mi absoluta y total adoración, la amo solo por que si, ella no necesita motivos, es la cosa mas pura y buena que he sentido hasta hoy, y no es que me guste decir que soy bueno, pero ella simplemente me hace entrar en un abismo de paz muy fuerte, es como si nada ni nadie existiera cuando ella esta cerca de mi, es mi máximo.
Primer escrito y primeras lagrimas ja, debo confesar que me gusta llorar, me gusta porque siento que con las lagrimas se van mis tristezas un poco, se va mi soledad un poco, se van mis resentimientos de humano un poco y se va lo que no entiendo aunque sea un poco y por un momento. Pero al final esto de que se va un poco de cada cosa de estas me hace tener ganas de muchas cosas buenas, y de sobre todo intentar lo que dice la gente que decía mi abuelo paterno que es mi mayor ídolo: Busca ser, no tener. J